El respeto por los cultivos tradicionales de Santa Cruz de Moya y de sus aldeas, el deseo de mantener vivo aquello que cultivaban nuestro ancestros, y ser un motor importante para impulsar la vertebración económica y social de nuestro pueblo. Esa es la clave para el funcionamiento diario de Agrícola Serra Turía.

Desde nuestro Aceite Extra Virgen Serra Turia, de gran reconocimiento, hasta la potenciación de nuestra manzana esperiega, pasando por la gran variedad de cultivo hortícola y de los diferentes frutales que se crían en la vega de nuestro Río Turia.

La agricultura no debe darle la espalda al desarrollo y a la evolución. Porque la tradición es desarrollo.

El aceite de Santa Cruz - Hombres ilustres tienen por tumba la tierra entera

La historia de un pueblo vertebrado desde el olivo. Desde los inicios como núcleo de población, el oliveral de Santa Cruz de Moya ha bañado las faldas del municipio con un mar de oliveras adaptadas al clima extremo de nuestra comarca. Desde siempre la aceituna ha sido un foco comercial en el mercado del trueque. Nuestra “manzanilla”, equilibrada, dulce y de gran paladar, era muy valorada como producto de intercambio. Bien pronto, a mediados del siglo XIX, en el barrio del Castillo, en La Olmeda o en Las Rinconadas se empezó a moler las aceitunas manualmente con la ayuda de “machos” y bueyes. Fue a principio del siglo XX cuando por parte de algunos se creó el Grupo Olivarero de Santa Cruz de Moya, una iniciativa privada que montó una almazara propia en la calle Subida para dar servicio a todos los productores autóctonos. Esa empresa estaba dividida en 8 acciones que pertenecían a varias familias y que con el paso del tiempo fueron heredadas y traspasadas de unos a otros. La molturación era costosa, eran otros tiempos, lo turnos de trabajo eran de 12 horas y en cada turno se molía 1 pie, aproximadamente 600kg. De aceitunas. En los cuarenta se empezó a moler a través de un motor de gasoil y ya en los setenta con la llegada de la electricidad a Santa Cruz de Moya se implantan motores eléctricos y se reformó el edificio. El ánimo cooperativista aparece a finales de los setenta y se crea la Agrupación de Labradores de Santa Cruz de Moya. Ya en la calle Mayor, y mientras tuvo capacidad, le dio servicio a todos los agricultores tanto de Santa Cruz como de otros municipios cercanos. A mediados de los noventa y con la necesidad de ampliar la capacidad de la almazara, se crea la actual Cooperativa Agrícola Serra Turia. Ya situada en las actuales instalaciones, cuenta con maquinaria de última generación para hacer que el Aceite de Santa Cruz siga siendo valorado por su sabor, su calidad y su historia.
Menú de cierre
×
×

Carrito