Desde hace más de un siglo el aceite ha sido uno de los motores económicos de Santa Cruz. Cientos de familias han forjado sus vidas alrededor de sus olivos.

Ese amor y respeto por la tradición han guiado a Serra Turia a producir un aceite de altísima calidad.

El mismo esmero que ponían nuestros antepasados, ahora con una almazara ya no tirada con bueyes.

La maquinaria de ultimísima generación de la Cooperativa Agrícola Serra Turia nos asegura que el prensado de nuestras olivas produzca un aceite con todos los aromas de nuestra sierra.

Nosotros te lo llevamos a tu mesa para que reconozcas en tu paladar el sabor de nuestra historia, el sabor de la historia de tu tierra. 

Nuestros aceites se elaboran con aceitunas de diferentes variedades  siendo la Serrana y la Manzanilla nuestras aceitunas autóctonas y las que dan ese sabor único y exclusivo a nuestro aceite. Por eso cada gota de nuestro oro líquido cuenta con la esencia y grandeza de nuestro pueblo y su entorno único. 

53502

Tipos de aceituna

Gran parte de nuestros olivos centenarios son de esta variedad. Siendo muy apreciado por su consumo de mesa, se emplea para producir aceites que se caracterizan por su frutado medio, con picante y amargo ligeros. Destaca también por los aromas a hierba, almendra e higuera.

Variedad originaria de nuestra tierra, de Castilla-La Mancha. Ha heredado su nombre de territorios como el nuestro, de la Sierra. Los aceites de esta variedad son frutados y muy aromáticos, con un picor característico. Destacan también por las notas verdes de hierba y hoja, así como a plátano.

Estar a tan poca distancia de la Comunidad Valenciana nos acerca a esta variedad también conocida en el Levante español por el nombre de manzanilla. Permite obtener vírgenes extra de frutado intenso, con un picor y amargo ligeros. Destaca también por las notas a hierba recién cortada, almendra y manzana.

La variedad reina a nivel mundial se ha extendido también desde tierras andaluzas hasta nuestros olivares. Su aceite es muy apreciado por su alta estabilidad (resistencia a la oxidación), lo que le confiere una gran resistencia a las altas temperaturas en la cocina y es idóneo para la conservación de alimentos crudos o cocinados. Sensorialmente son aceites de gran personalidad, con mucho cuerpo y con frutado de aceituna verde, apreciándose en el sabor la hoja de olivo, un ligero picor y amargor.

Acostumbrada a climas extremos donde las oliveras padecen el crudo invierno. Su nombre hace referencia a la forma curvada del fruto que recuerda al cuerno de la cabra. Sus aceites de oliva virgen extra son muy aromáticos, con frutado de aceituna y otras frutas entre las que destaca la manzana. En boca se aprecian notas herbáceas de hoja de olivo, con un ligero sabor amargo.

Siendo la variedad típica de la tierra de Aragón, con la cuál lindamos; da origen a aceites dulces, de amargor y picor ligero y un alto frutado, en el que se aprecia con claridad el sabor de la manzana verde y de la almendra.

Se caracteriza por su sabor y aroma a hierba recién cortada, alcachofa y plantas aromáticas. Su entrada en boca es dulce, con un amargor ligero y un picor final muy localizado en la boca.

Menú de cierre
×
×

Carrito